Saltar al contenido

Consejos para matrimonios en problemas

Los problemas… A veces no paran de llover, en cualquier parte de nuestra vida, sobre todo en el matrimonio, donde al pasar el tiempo ya el color rosa del amor se va opacando y necesitamos desesperadamente saber cómo arreglarlo, seguramente buscaras los mejores consejos para matrimonios en problemas, pues aquí estamos para ayudarte con eso.

Las crisis matrimoniales pueden tener muchísimas causas ya que todas las personas son diferentes y por ende así mismo todas las relaciones lo son, pero la verdad es que hay ciertos motivos especiales que parecen surgir en la mayoría de los matrimonios, que atendiendo a tiempo, pueden convertir un posible divorcio en un simple recuerdo.

Antes de entrar de lleno a los consejos (a los que puedes saltar más abajo directamente si así lo deseas), es recomendable que demos un recorrido muy básico por estos problemas, que la psicología define como las principales causas de una crisis matrimonial.

Razones más comunes de las crisis matrimoniales:

  • Mala racha: Una mala racha puede poner a temblar hasta el más sólido de los matrimonios y hay que prestarle su debida atención. Si crees que tú o tu pareja de forma frecuente han tenido muchos problemas en el trabajo, la familia o sus círculos personajes y todo en poco tiempo, pues es normal que esto presente tensiones en el matrimonio. El cansancio y el estrés tiende a “agrandar” los defectos de tu pareja, haciendo que cualquier resbalón sea un error terrible.

 

  • Cambio en las necesidades o aspiraciones: Somos seres cambiantes, no siempre deseamos las mismas cosas y en un momento dado una puede desear escalar a la siguiente etapa de su vida y si su pareja no está al tanto, si hay problemas de comunicación o no está preparada para dar ese pajo juntos, eso puede reflejarse en el matrimonio. Prestar atención a qué está cambiando en la dinámica de pareja es vital para evitar las crisis matrimoniales.

 

  • Mala solución de los problemas: Si una pareja tienen un “situación”, por ejemplo: el esposo descuidado rompió la taza favorita de la esposa, esté compra una nueva y “soluciona el problema”, pero tal vez la esposa esperaba que él se disculpara porque la taza tenía para ella un valor sentimental especial, tenemos un problema mal resuelto. Los problemas que no se resuelven de forma “satisfactoria” tienden a surgir nuevamente y a poner en duda las cualidades del matrimonio.

Una vez que ya sabemos las causas que usualmente traen a flote las crisis matrimoniales o los problemas en el matrimonio generalmente, tenemos que aplicar la autocrítica. Qué tanto de eso tiene la relación y qué tanto aporto yo a que eso pase. Este es el primer paso que debemos dar a la hora de atacar los problemas matrimoniales una vez hecho esto podemos pasar a los consejos para matrimonios en problemas.

Consejo 1. Reprogramar la forma de comunicarse.

pareja con problemas
Los problemas de comunicación son comunes

Cuando tenemos problemas con una pareja, sobre todo en el matrimonio, tendemos a criticar las conductas del otro incluyéndolo en la crítica, la culpa de lo que pasa es de él/ella cuando hace algo y no de lo que hace en sí, esto es un error y podemos cambiarlo solo cambiando la forma de hablar.

Por ejemplo podemos decir: “Detesto que tú me estés mintiendo todo el tiempo”, cuando deberíamos decir algo como: “No soporto las mentiras, las detesto y me hacen sentir mal”, al despersonificar la crítica es más probable que el otro reaccione abiertamente y no a la defensiva.

Consejo 2. Medir la flexibilidad al cambio.

Todo en la vida evoluciona, se adapta o muere, es un proceso sumamente natural y los matrimonios cumplen con esa ley. El cambio es lo único constante, nos demos cuenta de eso o no, debemos saber qué tan listos estamos para cambiar ya que las crisis matrimoniales de no acabar con el matrimonio lo fortalecen, pero con los cambios que eso conlleva, si quieres que tu relación sobreviva a los problemas, debes estar dispuesto a cambiar sin perderte en el proceso.

Consejo 3. Nunca dejar de expresar tus emociones.

Sabemos a ciencia cierta que siempre que estamos enamorados no queremos lastimar a los demás porque parece ser contraproducente, pero en el camino nos guardamos sentimiento negativos, a veces sobre las conductas del otro que no nos gustan, sobre expectativas o cosas que quisiéramos hacer pero nos cohibimos.

Esto es lo peor que podemos hacer, porque en un momento de tensión o de mala racha (leer arriba las causas comunes de las crisis matrimoniales) podemos “agrandar” estos sentimientos y terminar explotando por cosas que de ser habladas a tiempo no significarían problema.

Consejo 4. Sincerarse con uno mismo.

Entre los consejos para matrimonios en problemas este es uno de los más importantes y a su vez más difíciles de seguir. Sincerarse quiere decir dejar por un momento de lado los perjuicios, recordar las razones por las que hemos llegado hasta dónde estamos y sobre todo que es lo que nos mantiene unidos a pesar de estar en problemas. Sincerarse es tratar de olvidar el pasado y decidir si hay aunque sea una mínima parte de nosotros que quiere salvar la relación, si la respuesta es sí o estás dudando pues haz dado el paso más importante.

Aunque si llegaste a este post buscando consejos para matrimonios en problemas buscando formas de solucionar el tuyo, ya has demostrado que en algo te importa y por ende has dado el paso más importante.

Pareja gritando
Reducir los gritos.

Consejo 5. Escuchar más, gritar menos.

Si has leído alguna vez alguna novela sabrás sin duda que tu versión de la historia no es “la versión de la historia”, es decir, tú crees tener tus razones y una lógica irrefutables, pero la verdad la otra persona puede saber algo que definitivamente te cambie el panorama del problema. No tengas miedo de “no tener la razón” es mejor eso que ser infeliz, escuchar al otro activamente, para entender por qué las cosas van mal desde su punto de vista y llegar a un consenso, no se trata de tener la razón a costa de la felicidad de nadie, eso no es sano para nadie.

Consejo 6. El tiempo lo arregla todo, pero no lo dejes trabajando solo.

El bendito cliché del tiempo… Es absolutamente verdad que el tiempo soluciona la mayoría de los problemas del corazón y es con el tiempo que sanamos las heridas, pero si nos quedamos pasivamente viendo al tiempo pasar puede que todo termine en desastre.

Hay que movernos junto con él, si crees que la calma está de vuelta luego de una crisis, regresa al punto donde todo estaba bien, comparte tiempo (sin asfixiar) a tu pareja, es hora de demostrar el afecto y colaborar con la sanación, cenas, flores o un te amo de cuando en vez, reavivar el amor es solo posible amando…

Consejo 7. No dudes en buscar ayuda profesional.

Si crees que tus intentos no surten efecto y has puesto en práctica honestamente los consejos para matrimonios en problemas aquí expuestos , pues es hora de buscar ayuda profesional, para rescatar ese matrimonio que aunque en este momento no lo parezca puede evolucionar para ser de nuevo lo que era.

Nos encantó compartir este post contigo, esperamos que te sea de mucha ayuda y que compartas con nosotros los consejos para matrimonios en problemas que creas puedan sumar a esta comunidad… ¡Hacer un mundo mejor es trabajo de todos!