Saltar al contenido

Los mejores consejos para controlar la ira de forma saludable.

Recopilamos para ti efectivos consejos para controlar la ira. Denominada como uno de los delitos capitales en las religiones cristianas, y fuera del plano esotérico una emoción que viene implícita, como uno de los instintos primarios de la mayoría de los animales sin ser nosotros la excepción.

La ira es una emoción peligrosa, puesto que si se acumula termina no solo por dañarnos a nosotros mismos, si no que tiende a explotar como granada y a llevarse a todo cuanto nos rodea con nosotros. Por eso saber cómo regular o controlar la ira, es fundamental si deseamos tener una vida emocionalmente saludable.

Consejos para controlar la ira.

Consejo 1. Evitar que se acumule a toda costa.

La ira debe verse como una represa donde la presión se va acumulando a niveles que varía. Si dejamos que la presión se acumule demasiado podría explotar arrasando con todo, y eso no es lo que queremos que suceda. Por eso la ira debe ser regulada y para eso debemos sacarla de nosotros, ya sea dejándola ir o transformándola en algo productivo (Si, podemos hacer eso). Hay actividades que ayudan a que la ira no se acumule:

Meditando al atardecer
Practica actividades que te den perspectiva
  1. Hacer ejercicios, pensando en lo mucho que nos molesta una situación y sintiendo que poco a poco abandona nuestro cuerpo.
  2. Salir a caminar nos da diferentes perspectivas de las cosas. Pesar en la importancia que tienen otras cosas para ti puede disminuir el pero que le das a lo que te hace enojar.
  3. Dibujar suele ser efectivo para dejar ir la ira, piensa en lo que te enoja, dibuja algo significativo para tu, y si no te hace sentir mejor destrúyelo, eso ayudara.
  4. Ejercicios de respiración. Piensa en lo furiosos que te hace sentir algo, inspira profundamente y luego ve liberando el aire y con él la ira.
  5. Escucha música. La música no solo transmite sonido, también puede expandir emociones, escucha algo que vaya con lo que sientes y libérate de esa presión demás.
  6. En momentos de ira cuenta. Una cuenta de números distrae a la mente y regula las emociones, comienza a contar en medio de un episodio de ira, tanto como puedas y eso ayudará a controlarte.

Consejo 2. Usar el humor para combatir la ira.

Cuando te encuentres en una situación que te haga enojar puedes recurrir al humor como un mecanismo de control. Cuando pienses que una persona trata de sacarte de tus casillas a toda costa y sientas que la ira viene a ti, en lugar de decirle el apelativo de “asno #@!/?” imagínalo literalmente como un asno, diviértete pensando que es un animal con ropa o que esta vestido con ropas usuales del sexo opuesto.

Todo esto con la intención de que tu cerebro reste importancia a la causa del enejo, usualmente cuando los enojamos sacamos de proporción las causas del enojo, recurrir al humor nos hace darnos cuenta que las cosas no son todo el tiempo tan importantes como parecen. Prestar suma atención de no convertir el humor en sarcasmo o exteriorizarlo a modo de ofensa porque puede llegar a ser una práctica igual de nociva que la ira en sí.

Gritando de ira
Hay formas de exteriorizar sin explotar

Consejo 3. Practicar el autocontrol y la autoconciencia.

La autoconciencia hace referencia al saber que pensamos y que estamos sintiendo, mientras que el autocontrol es el tiempo que tomamos para pensar entre sentí una emoción y tomar una acción. Ambas son el componente funcional de la ira, si sabemos lo que nos enoja y podemos identificarlo como el “por qué” sentimos la ira podemos pensar en ello y en una solución, pero si fallamos en el auto control y aun así tomamos acciones bajo los efectos de la emoción no conseguimos nada.

Practicar ambos componentes nos dará el control sobre la ira, pero debes recordar que controlar por sí mismo no es suficiente si no das un propósito a las emociones. Piensa en que te hace enojar, pero en la verdadera causa no en algo general te ayudara a mejorar la autoconciencia y el auto control es cuestión de práctica, constancia y disciplina que en el fondo dependen 100% de ti.

Consejo 4. Magnifica las causas y piensa en su importancia

Gran parte de la ira puede provenir de situaciones donde sentimos que tenemos la razón sobre una situación que no está como creemos debe ser, es por eso que en estos consejos para controlar la ira queremos destacar lo importante que es ubicar las causas de la ira y evaluar realmente si es tan importante como pensamos.

Una buena práctica es imaginarte como Rey/Reyna del lugar, un Dios antiguo y los demás tus sirvientes y que haces lo que quieres, y luego imagínate las consecuencias que esto pueda causar de una manera realista y no lo que quieres que suceda. En muchos de los episodios de ira solemos pensar que deberíamos tener el control en situaciones donde la verdad no es así, piensa en eso.

Consejo 5. Busca ayuda

Tener episodios, o un sentimiento constante de ira hacia uno mismo o hacia lo que lo rodea puede llegar a ser peligroso y difícil de tratar por uno mismo. Si consideras que tienes sentimientos de ira hacia acontecimientos del pasado o emociones explosivas que vislumbren la posibilidad de lastimarte a ti mismo o a los demás, no dudes en buscar ayuda. Esto no reflejará ni debilidad ni falta de control, si no la inteligencia de alguien que prefiera la felicidad a dejarse llevar por las emociones.

Esperamos que estos consejos para controlar la ira te ayuden a regresar la estabilidad a tu vida o a la vida de otros.

¿Tienes alguna forma particular de hacerlo qué quieras sumar a los consejos para controlar la ira? ¡Compártela con nosotros!